Inicio » Literatura » La tradición japonesa en el arte poético de Borges
La tradición japonesa en el arte poético de Borges

La tradición japonesa en el arte poético de Borges

La llegada de Jorge Luis Borges a la literatura de Japón a edad muy temprana, dejó en el escritor una huella que lo acompañó durante toda su vida.

Su interés en profundizar en la narrativa de este hermoso país, lo llevó a cruzarse con “Los cuentos de Ise” (“Ise monogatari”), relatos escritos por autor desconocido hacia el año 980 inspirados en los poemas de Ariwara no Narihira.

Ariwara no Narihira (825 – 880) fue uno de los mayores poetas japoneses de su época, e incluido por ese motivo en la importantísima antología imperial, llamada “Kokinshuu”; Ariwara pertenecía a la aristocracia japonesa al ser bisnieto del emperador Kammu, quien reinó de 781 a 806 y mudó la capital a Heian, la actual ciudad de Kyoto en el 784.

El poeta Ariwara no Narihira

El poeta Ariwara no Narihira retratado con el tanka del relato IV de “Los cuentos de Ise”

“Los cuentos de Ise” -cuya edición de Hyspamérica fue prologada por Jorge Luis Borges-, narran, mayormente, legendarias hazañas de amores cortesanos. Son  poemas-relatos, característicos de la literatura japonesa, y consisten en versos cortos “tanka” intercalando pasajes en prosa que narran aventuras.

Se trata de 209 poemas tanka, de cinco versos, que en total suman 31 sílabas, distribuidas de la siguiente manera: 5, 7, 5, 7, 7. En ocasiones están agrupados de a dos o tres, y separados por textos breves en prosa. Relatan en total 125 anécdotas. Se usa un estilo elegante, pero en un lenguaje todavía primitivo. Los temas son el amor, la ausencia del ser amado, el desengaño y la alegría del reencuentro. Ise es un pueblo, y Narihira, según expresa Borges, “es un hedonista en un mundo inocente y pagano, no perturbado aún por el Tao y por la recta observación del óctuple camino del Buddha“.

 

Borges inspirado por la poesía japonesa

“Los cuentos de Ise” fueron citados en el capítulo de “Biblioteca Personal”, un libro de Jorge Luis Borges que vio la luz en1985. Un libro que compila gran parte de las obras que influyeron en la literatura del creador.

Esta huella se hace evidente en el ejemplo a continuación. En algún lugar secreto de la mente del escritor al crear algunos de sus 17 haiku estuvo presente este relato de “Los cuentos de Ise”.

Cuento IV

Una vez en Gojô del Este, una persona se alojaba en un pabellón del Oeste del palacio de la emperatriz viuda. Aunque sin ver en eso el fin esencial de su vida, la frecuentaba asiduamente. Hacia el día décimo de la primera luna, ella desapareció repentinamente. El hombre supo dónde paraba, pero como ese era un lugar que no podía frecuentar, vivía sumido en penosos pensamientos. En la primera luna del año siguiente, cuando los ciruelos se hallaban en plena floración, el hombre volvió a Gojô para recobrar los queridos recuerdos del año anterior. Miraba de pie, miraba sentado, pero nada se parecía a lo que había sido. Mientras lloraba ardientes lágrimas, se tendió sobre tablas bastas hasta que la luna se ocultó tras el horizonte y, mientras rememoraba el pasado, compuso este poema:

La luna no es la misma

La primavera no es ya

La primavera de ayer

Solamente yo

No cambié.

 

En este sencillo cuento: el pasado en el recuerdo, el presente como un paso, el futuro de ardientes lágrimas. El infortunio de la soledad.

Borges escribió los haiku tras sus viajes a Japón y los publicó en su libro “La cifra” (1981). El espíritu de Ariwara no Narihira pareciera haberlo poseído al escribir estos dos haiku; uno que, a mi parecer, iniciaría este cuento:

La luna nueva

Ella también la mira

Desde otra puerta

 

Y otro que semejaría concluirlo:

Bajo la luna

La sombra que se alarga

Es una sola

haikuLos últimos cuentos de “Ise Monogatari” adoptan un tono más contemplativo, se trata de unos 50 poemas que no pertenecen a la pluma de Ariwara no Narihira. En este ejemplo, la soledad enfrenta al poeta al fin de su propia existencia.

Cuento CXXV

Una vez un hombre que se sentía enfermo tuvo la impresión de que estaba a punto de morir. Compuso este poema:

Que al final
Haya un camino que es obligado seguir
Ya lo había oído decir,
Pero lo que no pensaba era
Que para hoy o mañana fuera.

La experiencia en palabras del escritor argentino traduce la imagen de la vida como pasajera. Para él la vida:

Es o no es

El sueño que olvidé

Antes del alba?

 

Así también expresa el recuerdo de una premonición, la sensación de lo ineludible:

Algo me han dicho

La tarde y la montaña.

Ya lo he perdido.

 

Borges, fusión entre Latinoamérica y Japón

Hay en Borges un anhelo de pertenencia, de añadirse como un par entre los nombres y obras que más admira. También, y más elemental: Borges siempre se ha definido ante todo como un lector. “Que otros se jacten de los libros que han escrito“, ha dicho famosamente, “yo prefiero enorgullecerme de los que he leído“… Y por cada idea que se le ocurría, de lo “ya escrito” sin duda acudían a su mente mil resonancias. Esto lleva a pensar que un escritor tiene algo así como un compendio de vivencias y recuerdos que lo trascienden y que asoman, ya sea en la narrativa o la poesía, de maneras misteriosas. Sin importar cuándo, ni cómo ellos se hayan ido almacenando en la memoria.

El cometido de Borges de lograr ser puente entre dos culturas se materializó en la fusión de la milenaria tradición de Japón con la joven e incipiente cultura latinoamericana. Cautivo por el influjo nipón logró devenir un intérprete de las verdades más profundas del país del Sol Naciente.

 

Fuentes:
Pequeños universos
Terebess
Bibliotecas virtuales/Ariwara no Narihira
lanacion.com.ar
Fotos:
de Ariwara no Narihira: Obra de Eishi Hosoda (circa 1785), en el Museo de Arte de Indianapolis. vía imamuseum.org
de portada y del haiku vía Jotdown- Borges y los regalos del universo
Comparte ó Comenta esta nota!

Powered by WP Bannerize

Acerca de Lourdes Massimino

Escritora. Arquitecta. Sabe francés, inglés y comenzó a estudiar japonés con la Prof. Norma Hokama en el CUI y actualmente toma clases particulares con la Prof. Sachiko Matuura. Talleres Literarios en Instituto Superior de Letras “Eduardo Mallea” (1996-2005); Museo de Arte Español “Enrique Larreta” (1995); Taller literario de Hebe Uhart; Taller de escritores de Elsa Osorio. En TEA dicta Talleres de Escritura para Adolescentes y Adultos y organiza Tés Literarios dos veces por año. Clases en grupo y particulares (2014-2015) Entrevistas. Breve conferencia sobre algún tema literario. Lectura de poemas y cuentos de los participantes. Obra publicada: —Acuarelas de pasión Libro de prosa poemática y cuentos. Edic. Mallea 1998 (Bs. As.) —Siete conjuros contra el silencio Obra en colaboración con otros escritores. Edic. Mallea 1999 (Bs. As) —Eldígoras - EOM Revista Virtual de Literatura Director: Francisco Javier Cubero www.eldigoras.com (Barcelona, España) —“Vientos de Otoño-Primavera en el Alma” Libro conjunto con Celia Mouliáa. Cuentos (2012) Ediciones Mallea Bs.As. Premios: —2006/7 “Primeros premios”, libro de cuentos Instituto Cultural Latinoamericano. Editorial Aries Primer premio de Narrativa “Mi dulce Mara” y “Doña Catalina y la vecina”, cuentos. Novelas inéditas: *Cuatro Estaciones para Enamorarse *Te Seguiré Adonde Me lleves *Un Secreto a Voces

Comentarios

comentarios

53c118f7-cb1c-46b7-855b-ce94e516efd6

×