Inicio » Noticias de Japón » La fuerza de las mujeres (4ta. parte)

La fuerza de las mujeres (4ta. parte)

En el Día internacional de la Mujer no habría mejor homenaje que reconocerle sus derechos y esforzarnos en todos los planos para que pueda ejercer aquellos que todavía tiene cercenados. Hoy en día, la mujer en Japón todavía tiene mucho porqué luchar en cuanto a sus derechos.

¿Y qué sería si otorgándole esos derechos y dándole más espacio, más poder, más participación a la fuerza femenina, la economía japonesa pudiera seguir siendo competitiva y hasta podría solucionarse el problema de la baja tasa de natalidad? ¿No sería un beneficio para todos los involucrados, amén de que estarían haciendo justicia en la lucha por la igualdad de género?

 

Empecemos por la solución: la capacidad que poseen las mujeres para ser el motor de la economía

Consultoras privadas, entidades monetarias internacionales, analistas económicos locales, todos coinciden en la solución. El aporte de la fuerza laboral femenina es indispensable.

Si Japón pudiera acortar la diferencia en términos de empleo, podría expandir su fuerza de trabajo con 8,2 millones de personas”, afirma Kathy Matsui, estratega de la firma Goldman Sachs. Matsui estima que una mayor participación laboral de las mujeres podría aumentar el Producto Bruto Interno (PBI) hasta en 15%.

La primera presidenta del Fondo Monetario Internacional está de acuerdo. En Tokyo, Christine Lagarde dijo durante un encuentro con periodistas que “las mujeres pueden salvar a Japón”. Un informe del 2013 confeccionado por esa entidad con el elocuente titulo “¿Pueden las mujeres salvar Japón?” exponía esa idea al declarar que el aumento de la participación femenina en la fuerza laboral, en especial de las que quisieran hacer una carrera, impulsaría el crecimiento económico de Japón.

 

La tasa de empleo de la fuerza de trabajo femenina de entre 15 a 64 años, llegó a un 64% en 2014, una cifra récord desde que se mide este índice. Foto: Shutterstock
La tasa de empleo de la fuerza de trabajo femenina llegó a un 64% en 2014, una cifra récord desde que se mide este índice. Foto: Shutterstock

Cuáles son los problemas que podría resolver la participación de las mujeres en el mundo laboral

La situación económica. La recesión del último trimestre de 2014 es una parcialidad del escaso crecimiento económico japonés que se quedó en 1% en las últimas dos décadas.

Kathy Matsui de la consultora Goldman Sachs y conocida por sus reportes “Womenomics” (una combinación de women y economics, se podría traducir como “políticas económicas basadas en la potencialidad femenina”) declara que el desperdicio del capital humano de las mujeres es una falta de visión y está deprimiendo el potencial de crecimiento de la economía. Afirma que ante esta insostenible situación y las pocas alternativas que existen, Japón tiene que dar impulso a este recurso tan poco aprovechado. “Es como correr una maratón solamente con una pierna”, dice Kathy metafóricamente hablando de la situación laboral japonesa en relación a la competitividad internacional.

Mikiko Fujiwara, ex banquera de inversiones que ahora coordina seminarios profesionales para mujeres trabajadoras en empresas coincide completamente: “Japón sólo está usando a la mitad de su población, ¿así que cómo va a competir internacionalmente?

La posibilidad de que 8,2 millones de mujeres salieran a trabajar a la par de los hombres, aportaría a la masa de trabajadores que está necesitando Japón para seguir los pasos acelerados de la competitividad y mantenerse en el actual 3er lugar entre las potencias económicas mundiales. Ocuparían parte de la fuerza laboral que ya no pueden cubrir por el envejecimiento de la población. Con más ingresos, repuntaría el consumo y la recaudación impositiva de la mano del trabajo de las mujeres. Y como si esto fuera poco, aportaría un aire fresco de creatividad, de nuevos puntos de vista, de retroalimentación de opiniones que podrían colaborar en mejorar la toma de decisiones y en la realización misma del trabajo.

 

La administración de Shinzo Abe quiere  darle mayor impulso a las mujeres japonesas con subsidios y flexibilidad.  Foto: Thinkstock
La administración de Shinzo Abe quiere darle mayor impulso a las mujeres japonesas con subsidios y flexibilidad. Foto: Thinkstock

 

La situación poblacional. La tasa de natalidad de Japón es de sólo 1,37 nacimientos por mujer, muy por debajo de la cifra de 2,1 necesaria para que una población se mantenga estable. En este asunto Matsui aclara que “a pesar de que la tasa de fecundidad baja es común en otros países desarrollados, Japón debe ser el único país de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) donde el número de mascotas es superior al número de hijos“.

Datos de Europa y EE. UU. indican que ayudar a las mujeres a permanecer en el trabajo puede aumentar la tasa de natalidad. En países como Suecia, Dinamarca y EE.UU., donde las tasas de empleo femenino son altas, las tasas de natalidad son también más altas. En los países donde el empleo femenino es bajo, como Italia, Corea del Sur y Japón, las tasas de natalidad también son bajas.

Esto también es confirmado localmente, ya que las mujeres japonesas que en los pueblos del interior siguen trabajando con normalidad cuando ya tienen hijos para criar, siguen siendo más fecundas que las que en las grandes ciudades dejan de trabajar al dar a luz a su primer hijo y dedicarse a la crianza.

Si las mujeres trabajaran también podría ayudar a compartir las tareas, permitiendo a los hombres trabajar menos horas. Con más tiempo personal para ambos, podría mejorar la cantidad y la calidad del tiempo compartido que, a su vez, podría renovar las condiciones y las perspectivas de agrandar la familia. Hoy, en Japón, los padres apenas pasan sólo 15 minutos al día con sus hijos, y dedican una hora a ayudar en las tareas domésticas que incluye cuidar a los niños.

 

okasanhijas
Una tradicional “okasan” japonesa compartiendo con sus hijas.

Las políticas de la administración de Shinzo Abe quieren reflotar viejas propuestas y proponer otras nuevas para darle mayor impulso a las mujeres japonesas con subsidios y flexibilidad.

La tasa de empleo de la fuerza de trabajo femenina de entre 15 a 64 años, llegó a un 64% en 2014, cifra récord desde que se toman estas mediciones desde 1968; sin embargo, esto no implica una mejora en la calidad laboral, sino una necesidad empresarial para contratar a medio tiempo.

Continúa habiendo un 74% de mujeres que abandonan su trabajo al casarse y tener su primer hijo; las que hacen carrera no llegan a ocupar ni el 3% de todos los cargos ejecutivos del país y la proporción de madres japonesas con hijos menores de seis años que trabajan sigue siendo muy baja, sólo un 34%. Es un largo camino que han recorrido, pero todavía les queda mucho más.

¿Indicios de cambio en la sociedad japonesa?

La cancelación de una revista dirigida a amas de casa y el lanzamiento de otra dirigida a mujeres trabajadoras puede ser un indicador de que algo está cambiando en la sociedad japonesa. La mujer japonesa quiere ser algo más que una buena ama de casa, esposa y madre. Quiere realizarse tanto a nivel personal como a nivel profesional, tiene sueños, aspiraciones, objetivos… y empieza a valorarse por ellos. Es por esa razón que la editorial Shufu to seikatsu sha ha decidido cancelar la publicación de la revista Suteki na Okusan (lit. ‘esposa maravillosa’), dirigida a amas de casa, una revista que en los años 90 era líder en el sector y que hoy apenas vendía 150.000 ejemplares al mes. Tal y como afirma su editora en jefe, Asako Yamaoka, para The Wall Street Journal, la demanda ha cambiado y por lo tanto el negocio también. En su lugar, la editorial lanzará la revista Chanto (lit. ‘bien’ o ‘correctamente’), dirigida también a mujeres casadas y madres pero que ahora tienen también una carrera profesional. Así, Chanto quiere tratar temas que preocupan a las mujeres de entre 30 y 40 años, como son el equilibrio entre ser una buena esposa y madre y una buena profesional, la crianza de los hijos y la compaginación con el trabajo, etc. Esto puede verse como un indicio de cambio de la sociedad japonesa, que necesita urgentemente utilizar a sus mujeres para hacer frente a la falta de mano de obra y mejorar así la economía del país.

Vía: ipcdigital

http://japonismo.com/blog/indicios-de-cambio-en-la-sociedad-japonesa

Fuentes:
http://www.lanacion.com.ar/1757990-supermamas-el-plan-de-japon-para-reactivar-la-economia
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/10/121026_economia_mujeres_trabajo_japon_np
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/04/130322_japon_mujeres_trabajo_finde_rg
It’s a Woman’s World in Japan’s Jobs Recovery – Real Time Economics – WSJ
Japanese women and work: Holding back half the nation | The Economist
Saving Japan: promoting women's role in the workforce would help | The Japan Times

Sobre Mónica Hashimoto

Licenciada en Periodismo y Comunicaciones. Editora General de Alternativa Nikkei. Periodista, redactora colaboradora para Clarín, Diario Uno, La Plata Hochi, Urbano Nikkei. Traductora e intérprete de español/japonés - japonés/español para empresas como Nutral SA., Marubeni Argentina, Interlenguas, ZF Sachs Argentina, Toyota Tsusho Argentina, Master Trim Argentina. Traducciones para particulares.

Comentarios

comentarios


Check Also

Se fijará el “Día Mundial del Nikkei” en el calendario mundial

Entrevistamos a Andrés Higa y Andrés Tadashi Ysa, ambos descendientes de japoneses de segunda y …

Deja un comentario