Inicio » Cine y TV » La devoción de los extraños
El Dr. Manabu Yukawa (aka profesor Galileo) y la detective Uchiumi en una escena de la versión fílmica de esta novela.

La devoción de los extraños

El profesor Galileo, un físico que colabora con la policía de Tokyo para resolver casos difíciles, debe investigar a un excompañero de universidad sospechado de encubrir un asesinato en “La devoción del sospechoso X”.

Cada casa es un mundo aparte, lo sé; y doy fe de ello. ¿Quiénes son esas personas que se ocultan entre paredes, puertas y ventanas? ¿Quiénes son los que vigilan cuando pasamos por la vereda cada mañana apresurando los pasos para no llegar tarde al trabajo? El vecino siempre tuvo una cuota de complicidad con el otro, ese que vive tan cerca aunque pocos sepamos de sus costumbres o inquietudes. El vecino es el perfecto extraño; tal cual lo relata Keigo Higashino en su novela más celebrada en Occidente: “La devoción del sospechoso X”.

Pero comencemos por el principio: Keigo Higashino (nacido en Osaka el 4 de febrero de 1958) es uno de los escritores que más éxito ha cosechado en Japón. Desde el 2009 ha sido elegido como el presidente de “Escritores de misterio de Japón”. Antes de dedicarse a tiempo completo a su actividad literaria, Higashino se graduó como ingeniero y trabajó para la compañía “DENSO” hasta que su primera novela,“Hōkago”, le permitió abandonar su ocupación. Posteriormente, se mudaría a Tokyo; sitio donde aún sigue residiendo. Con más de cinco millones de copias vendidas y habiendo cosechado los premios más importantes de su país (ejemplo: “Mystery Writers of Japan” o el “Naoki” en el 2006) Higashino se dio a conocer en Occidente con su personaje más atractivo: el profesor Galileo, un físico que ayuda a la policía de Tokyo a descifrar los casos más difíciles.

Pero, ¿qué convierte a “La devoción del sospechoso X” en una novela tan especial? En primer lugar, la forma de escritura del autor que nos sumerge en la historia desde la primera página, sin dar vueltas, sin desviarnos con una prosa confusa. En segundo lugar, los personajes; y no sólo me refiero al profesor Galileo (que sin caer en el excentricismo de Kosuke Kindaichi, el popular detective creado por el escritor Seishi Yokomizo) con su cuota de escepticismo hacia los casos que esconden –aparentemente– una razón mucho más profunda que la venganza; Yasuko y el profesor Ishigami construyen un triángulo que va cambiando de ángulos durante las páginas de la novela desembocando en un final sorpresivo; como toda novela de género. Y por último me gustaría destacar la psicología de los personajes: ¿Los llamados malos son realmente tan escabrosos como para considerarlos de aquella manera? ¿Podemos situarnos en sus decisiones y vernos reflejados en ellos? En el fondo, uno no lo sabe hasta que la mala suerte determine si debería tocarnos la puerta y desencadenar los sucesos que tan bien vigilados por nuestros vecinos están; aunque ellos nunca dejen de ser los extraños que viven entre nosotros.

Keigo Higashino, el premiado autor de novelas de misterio, autor de La devoción del sospechoso X.
Keigo Higashino, el premiado autor de novelas de misterio, autor de La devoción del sospechoso X.

Sobre Cristián Damnotti

Escritor. Amante de las historias. Colaborador mensual de Alternativa Nikkei desde abril del 2012. Dos de mis cuentos fueron publicados en la revista “Insomnia” el año pasado (en los meses de julio y diciembre). Coleccionista de libros y películas de terror. Trabajando siempre en nuevas historias.

Comentarios

comentarios


Check Also

Uchida sensei: La Literatura y la Traducción

La mañana se esfuma en Plaza Roma, el edificio de cristal emite destellos que fascinan …

Deja un comentario