Inicio » Entrevistas » Sunawai, la música de Okinawa interpretada por argentinos
Sunawai, la música de Okinawa interpretada por argentinos
Rubén Sanchez, sanshin y voz. Carina Nuñez, arpa. Maku Sanchez, percusión y coros.

Sunawai, la música de Okinawa interpretada por argentinos

El pasado 7 de septiembre, durante el Acto Inaugural de las V Jornadas “Japón y Argentina integrados por el arte”, tuvimos la oportunidad de entrevistar al fundador del grupo de música Sunawai, Rubén Sánchez.

“Sunawai” es una palabra okinawense que significa Juntos (juntarse a celebrar). Originarios de Florencio Varela, Carina Nuñez en el arpa, Maku Sanchez en la percusión y Rubén Sánchez en el sanshin, interpretaron varias canciones durante el evento. A medida que sonaban las distintas melodías, Rubén Sánchez iba explicando el significado de ellas:

  • Nmu nu Jidai, La era de la batata, una canción de agradecimiento a ese alimento que pudo sostener al pueblo de Okinawa en la época de posguerra
  • Ashimishi Bushi, canción dedicada a la transpiración producto del trabajo, como por ejemplo la cosecha del arroz
  • Tinsagu nu Hana, este tema es un homenaje a las enseñanzas de los padres, de los abuelos. Es un tema un poco metafórico porque significa Flor de Tinsagu, es una flor roja con cuyos pétalos las niñas se pintaban las uñas y los labios. En la canción hay una estrofa que dice “Como tiñes tus uñas con la flor de Tinsagu, tiñe tu corazón con las enseñanzas de tus padres.”
Rubén Sánchez, Grupo Sunawai Foto: Romina Giménez

Rubén Sánchez, Grupo Sunawai
Foto: Romina Giménez

¿Cómo surgió la idea de armar este grupo?

R. Sánchez: Es todo pasión, pura pasión. Cuando escuché esta música por primera vez, hace muchísimo, aún asistía a la escuela  secundaria. Tenía un compañero de banco nikkei, descendiente de okinawanses. Iba mucho a su casa y empecé a conocer esta cultura. En una ocasión, escuché algunas canciones cantadas por un hombre tocando el sanshin y me llegó muchísimo, me conmovió demasiado y ese estilo me quedó grabado. También toco trompeta, flauta y otro tipo de estilos musicales, pero la música okinawense me ha quedado muy pegada. Así, como seguía en contacto con la colectividad, me conseguí un instrumento, me puse a estudiar y quise comenzar a tocar esta música.

¿Hace cuánto que están con la banda?

R. Sánchez: Con la banda estamos hace 15 años. Eran otros integrantes, y siempre fue muy complicado conseguir cantante mujer. Hoy en día tenemos una cantante mujer pero no pudo asistir a las jornadas. Pasamos por variados estilos e instrumentos: eléctricos, acústicos…

Escuché todo lo que comentabas respecto a la afinación del sanshin, ¿cómo es el tema, tenés que cambiarle las claves?

R. Sánchez: Pasa que el sanshin se toca por posición. No es como la guitarra que tenés la posibilidad de cambiar de tonalidad cambiando los trastes. Tenés que afinar en el tono que te queda con la voz, por ejemplo en la última canción tuve que bajar un poco el tono porque si no, no llegaba a los  agudos. Es un instrumento muy antiguo así que tiene esas limitaciones, pero uno se va adaptando. Tampoco se puede afinar todas las canciones en el mismo tono, se volvería muy monótono.

¿Cuándo es la próxima vez que van a tocar?

R. Sánchez: El 22 de octubre vamos a tocar en Hanami Eventos, el 30 de octubre tocamos en Florencio Varela, en un restaurante con motivo de la fiesta de cumpleaños del grupo ¿Qué más? Tenemos por ahí… tenemos uno en Chascomús a confirmar, en diciembre recién. El 29 de octubre en caseros. Septiembre no tenemos, así que vamos a preparar algunas cosas para que cuando vuelva la arpista.

¿En la banda hay algún otro instrumento de okinawa?

R. Sánchez: No, hemos tenido un koto o taikos, pero no. La banda se completa con violín, teclado y guitarra, aparte del sanshin, la percusión y el arpa.

Comparte ó Comenta esta nota!

Acerca de Paula Romina Giménez

Romina Giménez es estudiante de la carrera de Letras de la UBA. Actualmente, aprende japonés en Nichia Gakuin, aunque también fue alumna del Centro Nikkei Argentino y del Seibu. Como muchos, comenzó a tomar gusto por la cultura japonesa a través del manga y anime, llegando a interesarse, más que nada, por su gastronomía y literatura.

Comentarios

comentarios