Inicio » Edición Diciembre 2014 » ¿De qué se trata la medicina complementaria?
¿De qué se trata la medicina complementaria?
La profesora Yoshida en una sesión de auriculoterapia.

¿De qué se trata la medicina complementaria?

Cómo vemos en la actualidad la medicina complementaria – Parte I

Quisiera introducirlos en el mundo de las disciplinas donde me desarrollo desde el 2003 cuando comencé a adquirir los conocimientos de las terapias complementarias gracias a mi profesor Shigeru Saito, allá en Japón. A partir del 2005, ya en Argentina, continué como profesora creando la Escuela Ruo-Shi de Reflexología, Digitopuntura y Auriculoterapia.

Estas formas de tratamiento son descriptas como: técnicas y prácticas donde el pre-diagnóstico surge de la lectura de los distintos mapas corporales que son utilizados para el reconocimiento de los disturbios o bloqueos del cuerpo.

El enfoque de estas terapias se está adoptando en los principales centros de salud (por ejemplo, el sitio donde se encuentra la Escuela Ruo-shi, la Fundación San Rafael, Centro de medicina Antroposófica) y en diferentes centros de cuidados paliativos y en grupos de autoayuda como medicina preventiva.

Los masajes terapéuticos, de relajación y otras terapias “equilibradoras” desempeñan un papel relevante en los cuidados paliativos (alivio de los síntomas). Para algunos pacientes la medicina complementaria, también llamada medicina integradora o curación holística, puede colaborar a aliviar los efectos secundarios, el dolor y la ansiedad contando con el reconocimiento y la aprobación de muchos profesionales médicos que adquieren el conocimiento para utilizarla.

¿Qué precauciones debemos tomar en relación con la medicina complementaria?

Independientemente del tipo de medicina complementaria que decida explorar, recomiendo siempre que consulte a su médico antes de comenzar cualquier forma de terapia adicional.

  • Consulte a un médico antes de comenzar cualquier forma de tratamiento no convencional.
  • No deje de tomar los medicamentos recetados sin antes consultarlo con su médico.
  • Informe a su profesional de medicina complementaria acerca de los medicamentos recetados que está tomando y cualquier otro tratamiento complementario que reciba.
  • No comience un programa de ejercicio enérgico sin antes consultar al médico.
  • Informe a su médico si padece una enfermedad de transmisión sexual.
  • Consulte a su médico si los síntomas continúan o empeoran.

¿Qué tipos de terapias complementarias existen?

Los expertos clasifican la medicina complementaria en cinco categorías: sistemas sensoriales, cognitivos, expresivos, físicos y médicos.

Las terapias complementarias sensoriales son las terapias que trabajan junto con los cinco sentidos: olfato, vista, gusto, oído y tacto, así como con la energía general del cuerpo.

A lo largo de estas notas les explicaré sobre estas terapias complementarias como: aromaterapia, terapia del paisajismo, musicoterapia, masajes terapéuticos, reiki, reflexología, digitopuntura y auriculoterapia. En este primer informe, les presentamos la aromaterapia.

7-Aromaterapia-naranja-3

La aromaterapia se basa en la utilización de aceites esenciales que son absorbidos por el cuerpo a través de los poros de la piel durante los masajes, o por inhalación a través de las fosas nasales. Los aromas liberados por el aceite actúan sobre el hipotálamo, una parte del cerebro que influye en el sistema hormonal. Por lo tanto, en teoría, un olor podría influir sobre el humor, el metabolismo, los niveles de estrés y la libido. La investigación clínica acerca de los efectos de los aceites esenciales sobre las enfermedades no es amplia, pero los efectos psicológicos del olfato se han estudiado con mayor profundidad.

Algunos aceites esenciales comúnmente utilizados son los de camomila (manzanilla), lavanda, menta, romero, sándalo y árbol de té. Existen informes contradictorios en relación con las propiedades y los usos de los aceites, y las respuestas a los aromas dependen en gran medida de cada persona.

 

“El desequilibrio puede manifestarse en enfermedad si no lo tratamos. No es necesario estar enfermo para recibir estas terapias, es mejor prevenir”…

Prof. Ana Maria Yoshida (anmayoshida@gmail.com)

Escuela Ruo-Shi / Sede Argentina

Comparte ó Comenta esta nota!

Comentarios

comentarios