Inicio » Cultura » Ceremonia del Té: Entrevista a Sanuki Kayoko
Ceremonia del Té: Entrevista a Sanuki Kayoko
Kayoko-san preparando el primer té. Foto: Romina Giménez.

Ceremonia del Té: Entrevista a Sanuki Kayoko

El sábado 13 de agosto, se llevó a cabo una demostración de la Ceremonia del Té en el Instituto Nichia Gakuin (Yatay 261). Sanuki Kayoko, anfitriona a quien pudimos entrevistar, fue enviada por JICA (Agencia de Cooperación Internacional de Japón) en una estadía de nueve meses, con la misión de compartir la cultura de su país en Argentina.

La Ceremonia de Té, también conocida como el Camino del Té (Chadou, individual, o Sadou, grupal), es una de las tantas artes tradicionales japonesas. En ella se prepara y sirve a los invitados té verde en polvo (matcha).

Entrada

Kayoko Sanuki, comenzando la ceremonia.

En sus comienzos se usaba como oportunidad para presumir utensilios, vajilla y otros elementos de gran belleza. Más tarde, debido a la influencia del zen, su esencia cambió radicalmente, siendo una ocasión para mejorar en espíritu. Sus cuatro principios fundamentales son: wa-kei-sei-jaku, armonía, respeto, limpieza y tranquilidad respectivamente, características siempre presentes en la ceremonia.

Sanuki Kayoko se inició en este arte a los diez años de edad. Su madre también lo practicaba, por lo que ella creció en una casa repleta de los elementos necesarios para la ceremonia. Asistía con regularidad a su profesora, quien enseñaba desde hacía unos sesenta o setenta años, según Sanuki-san comenta. Sin embargo, cuando se casó y tuvo hijos, ya no le quedaba mucho tiempo para seguir practicando el camino del té con la misma regularidad que antes. A pesar de ello, de vez en cuando tenía oportunidad de realizarlo para otros en su casa.

Le pregunté a Sanuki-san qué había sentimiento le había dejado la ceremonia que llevó a cabo en el Nichia, a lo que respondió: “Fue muy difícil. Estaba muy emocionada y es fundamental, para la ceremonia, mantener la calma ¿Sabes jaku, de wa-kei-sei-jaku? Jaku es simplicidad, tranquilidad. Es muy importante estar en control de tu corazón. Muy importante… pero yo estaba muy emocionada y me preguntaba ¿ahora qué hago, qué debería hacer?”

También comentó sobre lo que le recomendaría a alguien que quiere comenzar a practicar este camino, y resaltó la importancia de la limpieza: “Todo tiene que estar limpio. Tiene que ser todo muy simple… estar en un área limpia, un aire limpio. Es muy simple y muy importante.”

Kayoko-san limpiando los elementos que se utilizarán durante la ceremonia del té.

Kayoko-san limpiando los elementos que se utilizarán durante la ceremonia.

Éramos trece personas las que participamos en la demostración, y un grupo más que fue a presenciarla. El mantel que representaba la Casa de Té estaba lleno de simplicidad: nada más que los elementos necesarios para la celebración.

Nos fuimos acercando de a grupos de cinco. Una vez sentados sobre nuestras piernas, nos explicaron que el orden en que se disponen las personas es jerárquico. Así, quien se encuentra a la derecha del anfitrión/a es quien presenta un rango mayor y será quien primero reciba el té, mientras que quien esté ubicado a la izquierda, será el más humilde y ayudará al anfitrión/a con distintas tareas (como alcanzar el té a los invitados y retirar los cuencos).

Okashi

Ayudante sirviendo los dulces.

Con la paciencia característica de esta ceremonia, Sanuki-san comenzó a preparar los elementos, limpiando muy bien todo cuanto tuviera que utilizar. Como la infusión es bastante amarga, se sirven algunos dulces para acompañarla y los invitados llevan sus propios palillos para comerlos y pañuelos para limpiarse las manos.

Recordemos que es la persona ubicada en el extremo izquierdo quien los pasa a la de mayor rango y ésta, antes de tomar la golosina, se dirige al invitado de su izquierda diciendo “Saki ni” al mismo tiempo que hace una leve reverencia, a manera de disculpa por servirse primero. Este gesto es repetido por todos. Fue entonces cuando Kayoko-san empezó a preparar el primer té.

Kayoko-san preparando el primer té.

Kayoko-san preparando el primer té.

Las tazas utilizadas no disponen de un asa, son más bien parecidos a nuestros cuencos, fabricados en cerámica con adornos pintados por diversos artistas, varios de ellos famosos. Estas vajillas eran coleccionadas en la antigüedad por los Samurai, dado que solían ser de gran valor y demostraban estatus.

Para agarrar el té, se toma la taza con la mano derecha, colocando el pulgar sobre el borde superior de la misma. Luego, la izquierda se posiciona debajo de ella para sostenerla con mayor seguridad. Antes de poder tomar la infusión, debemos girar la taza dos veces, de manera que el dibujo principal quede a vista del anfitrión. Se debe tomar todo para evitar derrames, puesto que, luego de terminar la bebida, no sin antes haber limpiado el borde de la taza con los dedos pulgar e índice, se observarán los adornos del cuenco, e incluso se la inclinará para poder ver la firma del artista ubicada en su base.

Cuando terminamos de beber, Sanuki-san nos indicó que para este punto debemos decir “Dozo oshimae kudasai”, indicándole que ya no tomaremos más, por lo que puede dejar de preparar té.

Finalizada la ceremonia, se realiza una reverencia.

Finalizada la ceremonia, se realiza una reverencia.

En la ceremonia, no debe hacerse presente una charla que trate cuestiones cotidianas ni políticas o religiosas. Los temas de conversación suelen ser referentes a las estaciones del año, a los pájaros y otros tópicos relacionados con la naturaleza, la literatura y el arte en general, se puede también preguntar quién preparó los dulces y hablar sobre las tazas. Todo aquello que ayude a armar y mantener un ambiente tranquilo y relajado durante la celebración.

Fotos: Romina Giménez.

Comparte ó Comenta esta nota!

Powered by WP Bannerize

Acerca de Paula Romina Giménez

Romina Giménez es estudiante de la carrera de Letras de la UBA. Actualmente, aprende japonés en Nichia Gakuin, aunque también fue alumna del Centro Nikkei Argentino y del Seibu. Como muchos, comenzó a tomar gusto por la cultura japonesa a través del manga y anime, llegando a interesarse, más que nada, por su gastronomía y literatura.

Comentarios

comentarios

se-busca

×